Delia se fue, pero el Ecuador continuará cocinando con Kristy

Delia 1

Hace cinco años entrevisté a Delia Crespo, la autora de uno de los libros más vendidos del país. El texto se publicó en la Revista Sibarita Gourmet Magazine y su nombre se eligió pensando precisamente en la necesidad de reconocer el trabajo de una mujer que tuvo la facilidad de entrar a la mayoría de los hogares ecuatorianos. Qué abuela no tuvo el libro en su cocina, qué carishina no encontró una salida a sus apuros en las páginas de esta biblia gastronómica.

Conocí a Delia y salí con dos tomos de sus libros en mis manos, contenta de haber hablado con ella, de haberla tenido al frente y conocer de cerca su trabajo. Delia ya estaba batallando con los achaques de su edad, sin embargo, en ningún momento dejó de entregar calidez y cordialidad durante la entrevista y la sesión de fotos que fue dirigida por Paulina Enríquez.

Repito esta entrevista, la reescribo para que todos conozcamos un poco más de esa persona que ha alegrado muchos hogares con sus recetas, que ha unido familias y, que de alguna manera, ha protegido el patrimonio culinario de nuestro país.

Delia se fue pero Kristy se queda junto a nosotros, de largo. Aquí un pequeño homenaje

Comencemos entonces, con la historia de su libro…

La historia comienza desde que era pequeña porque siempre me gustó la cocina. En la casa de al frente, donde yo vivía, había unas vecinas que siempre espiaban lo que estaba haciendo, se colgaban en la ventana y me sonreían. Cuando enviudé, a los 38, con cuatro hijos que criar, las conocí directamente, pues tuvieron la gentileza de visitarme para darme el pésame. En ese encuentro nació la idea de escribir sobre cocina. Una de ellas trabajaba en Diario El Tiempo y dirigía la página femenina. Ella me invitó a escribir lo que hacía a diario en mi cocina porque pensaba que yo cocinaba cosas riquísimas. Me negué varias veces. Jamás había escrito una receta, solo cocinaba porque me gustaba y punto. Me dijo que escribiera cosas más sencillas para empezar, así que escribí consejos simples para amas de casa que se publicaban en las secciones Conocimientos útiles e Ideas constructivas. Luego de un tiempo me animé a escribir lo que cocinaba, ya había dado los primeros pasos, así que me lancé a escribir mi primera receta. Escribí para Diario El Tiempo hasta que cerró.

¿Cuándo nació la idea de escribir un libro?

Muchos años después. Luego del cierre de El Tiempo me llamaron de Diario El Comercio para hacer lo mismo. Allí trabajé un par de años con una señora de apellido Córdova, que manejaba la página. Ella me comentó que llamaban mucho al Diario para preguntar detalles de las recetas, de dónde las sacaban y preguntando quién es la persona que escribe. Yo le pedí que no dé mi nombre porque soy una mujer recelosa y tímida. Una vez le dije que diga que quien escribe es Kristy y nada más. Soy una persona muy avergonzada algo que me parece absurdo, pero no he podido combatirlo.

Delia 2¿De ahí el nombre de Cocinando con Kristy?

Es por mi hija Cristina, es la última de mis hijas, era aficionada a estar conmigo y meter la mano en mis cosas.

Entonces, ¿usted cocinaba con Kristy?

Sí, yo cocinaba con ella. Le puse ese nombre por ella y para hacerle más comercial le escribí con K y Y.

¿Qué tiene de especial su libro y por qué cree que ha tenido la facilidad e entrar en la familia ecuatoriana?

Porque es un libro escrito con una sinceridad enorme, no guardo secretos. Tuve la prolijidad de pesar y medir todo, si dice una cucharadita, es porque era una cucharadita… Todas las cosas están por onzas, es la forma más precisa de medir las cosas.

¿Cuántas ediciones del libro ha publicado?

No sé, han pasado tantos años y hemos publicado tantos libros que no tengo un seguimiento. Sacamos dos mil ejemplares por cada edición. Debería saberlo, ¿no?

¿Qué anécdotas nos puede contar alrededor del libro?

Tengo experiencias muy lindas. Ha sido un libro muy solicitado en el extranjero. Desde la primera publicación a través de Diario El Comercio me solicitaban las publicaciones para enviar al exterior. El primer libro se fue a Chile, luego una amiga envió a Egipto para la esposa del embajador de Ecuador en ese país. A mí me emocionaba mucho porque el libro gustaba a la gente. Una vez me encontré con una amiga que no había visto por mucho tiempo. Ella me contó que vendía galletas hechas con una receta mía para bautizos y primeras comuniones y que su negocio iba muy bien.

Otra anécdota es que una sicóloga llegó a mi casa a pedirme un libro para que un matrimonio en peligro de separación se componga. La doctora me contó que en sus entrevistas a la pareja detectó que el punto de ruptura era la imposibilidad de la esposa de cocinar: “Están a punto del divorcio me dijo…” Luego de unos meses regresó a contarme que la pareja se mantenía junta porque la señora cocinaba muy bien gracias a mi libro.

Una historia llegó desde el interior del país. Recibí una llamada de una señora que había enviudado, que tenía hijos pequeños y no tenía de dónde mantenerlos. Así que había decidido hacer los cakes y las recetas del libro para entregar comida a domicilio. Me agradeció porque mis recetas le ayudaron a enfrentar aquella situación tan dura. Eso a mí me ha hecho feliz.

delia 3¿Qué significa la cocina para usted?

Es un hobby, desde niña me ha gustado cocinar, hacer pastelitos, dulces, lo que puede hacer un niño. La comida es el centro de la familia, es el momento en que se reúne a conversar alrededor de una comida rica. Ahora es más fácil comer bien, pero antes comíamos lo que hacía la cocinera o el ama de casa.

¿Compra a domicilio o come seguido fuera de casa?

Sí, sí… (Ríe). Sobre todo, los domingos que no me gusta hacer nada y quiero olvidarme de la cocina. Como con mis hijos todos los domingos fuera de casa.

¿Qué ha significado el libro en su vida personal?

No quiero topar la parte económica, pero para mí ha sido un triunfo como mujer. No me gradué en una universidad pero mi labor de casa me ayudó a hacer este libro y salir adelante. Me ayudó económicamente a sostenerme, sobre todo, luego de la viudez. Ha sido una alegría continua porque todas las semanas recibo una llamada de mujeres que me agradecen, que me hacen preguntas, que me felicitan y aquello me llena de emoción. Me gusta que los emigrantes se lleven el libro a España, porque ellos hacen negocio con comida ecuatoriana. En Los Ángeles tengo entendido que también hacen lo mismo.

Encontré en el internet varios comentarios sugiriendo su libro en blogs y en páginas gourmet…

Eso es exactamente lo que me satisface. Cuando dicen la receta es perfecta; no me falló; la receta es exacta. No estuvo en vano mi prolijidad, mi paciencia de medir cada cosa, estar con la balanza al lado, con las cucharitas estaba siempre midiendo todo exactamente. Me alegra saber que no estuvo demás, me ha compensado ese trabajo.

Hábleme sobre el reconocimiento del Consejo Provincial…

Me llamaron para decirme que el Consejo quería darme una condecoración. Recibí el premio muy emocionada, no esperé nunca algo así. He recibido atenciones de la familia, de hogares, de sectores de mujeres, pero del Consejo no me esperaba nunca. Me pareció mucho para mí.

¿Cómo es su vida hoy?

Yo perdí la vista, de tal manera que ya no leo ni escribo. Tejer y bordar que me ha encantado tanto ya no lo puedo hacer. Así que solo me queda la cocina. Se afectaron mis máculas de los ojos y no puedo ver las cosas pequeñas, veo en conjunto. Así que mi distracción es la cocina, aunque hay veces que me quemo (sonríe), pero me gusta y siempre estoy con la persona que trabaja en mi casa haciendo cosas en la cocina.

Tengo que preguntarle… ¿Cuál es su plato favorito ecuatoriano?

Muchos, no puedo decir que tengo uno solo. Me encanta el locro, un buen morocho. Todo es riquísimo, la preparación de nuestras carnes es muy buena, tenemos infinidad de carnes y sabores.

¿Qué opina de la cocina ecuatoriana?

Nuestra comida es la más surtida. Tenemos de todo, toques de comida francesa, italiana, española. Tenemos mucho que ofrecer. Hoy hay restaurantes que hacen platos que provienen de la comida Oriental. En el segundo tomo del libro hay recetas orientales que aprendí en un viaje a China. Recuerdo que mi hijo recibió una invitación de su empresa y lo acompañé para hacer labores de su oficina. Sin embargo, mientras él tenía su reunión y hablaban de negocios yo saboreaba todo lo que servían y escribía los ingredientes de toda esa comida. Seguro pensaron que recogía notas para el trabajo pero no fue así (ríe). Tengo la habilidad de probar y reconocer los sabores, mi paladar me ayuda mucho, es mi cómplice.

Gracias Delia.

6 thoughts on “Delia se fue, pero el Ecuador continuará cocinando con Kristy

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s