La comida ecuatoriana más vigente que nunca

IMG_20170716_135921

Vive entre nosotros, la buscamos, no nos resistimos, esa es la verdad; la comida ecuatoriana está en casa y sobrevive a la modernidad con más firmeza que nunca.

De esto voy a conversar con ustedes, de las formas coloquiales en las que la gastronomía típica o tradicional se mantiene viva y decidida a convivir con el mundo del fast food, de los food trucks, de la comida de paso.

En un artículo de Ana Vintimilla, la periodista gastronómica de Diario El Comercio, presentó el libro de Julio Pazos, Elogio de las cocinas tradicionales del Ecuador, allí se dice que la cocina ecuatoriana es una tradición viva, una herencia que ha perdurado en el tiempo y que no requiere de una reconstrucción ni rescate alguno, y es verdad. (Aunque, en cuanto a alimentos que se han dejado de consumir y que fueron reemplazados por otros en distintos platos tradicionales, como el caso del Amaranto, el rescate es imperativo).

Pero, ¿en qué se basa Julio Pazos, este investigador gastronómico ecuatoriano, que conoce como pocos la comida nacional para decir que los platos típicos están más vigentes que nunca?

Bueno, a mi criterio la comida nacional tan criticada en el siglo XX por los mismos ecuatorianos y acechada por la novelería que produjo la llegada de la comida internacional al país, ha superado las pruebas de ser una cocina que solo gusta a los nacionales y poco puede agradar a los extranjeros.

IMG_20170716_134229En estos últimos 15 años, un grupo de cocineros, gastrónomos y chefs ejecutivos han trazado líneas para que aquel pesado concepto que cargaba la comida nacional se transforme y sea percibida como una deliciosa opción culinaria que, además, está cargada de contextos históricos y actuales que la hacen aún más valiosa.

Si buscamos en los libros de cocina ecuatoriana se pueden encontrar piezas únicas que han valorado precisamente esos contextos sociales y culturales, que hacen de la gastronomía un elemento fundamental en el desarrollo de todo pueblo. Está el libro de Homero Miño, Mauricio Cepeda y Ana Teresa Pérez, llamado Tradiciones de ayer para la mesa de hoy; el de Edgar León, Sopas, la identidad del Ecuador, que expone a las más de 1500 sopas que ofrece el país al mundo; está el libro del fallecido chef del Hotel Hilton Colón, Pablo Zambrano, entre muchos otros, que han logrado poner a la cocina ecuatoriana en lo más alto de la gastronomía mundial.

Dentro de esta idea precisamente se enmarca la expansión de restaurantes y lugares de consumo de comida ecuatoriana de toda clase: elegantes, familiares, con concepto, huecas, etc., que aportan al fortalecimiento de nuestra herencia culinaria.

Una de esas buenas propuestas lleva adelante el Hotel Dann Carlton con el Festival Ecuador en su mesa, al que fui invitada para conocer un poco más sobre su idea de llevar la cocina ecuatoriana a otro nivel. Con música nacional en vivo el comensal puede disfrutar de diferentes platillos típicos todos los domingos.

IMG_20170716_135645La idea, según Juan Carlos Viteri, del área de marketing del hotel, es presentar los productos ecuatorianos tradicionales de todas las regiones, “es traer la cocina ecuatoriana al hotel para que puedan degustarla todos”. Según Viteri los platos que ofrecen en el festival no son solo los que normalmente se encuentran en los restaurantes de comida nacional, sino que allí se pueden encontrar platillos de sal y de dulce, muy especiales y poco conocidos, traídos de todos los rincones del país. “Esa cocina de la abuela es la que quisimos llevar al festival, esas ensaladas que se comían antes, esa de mellocos con cebolla y tomate, la de fréjol con culantro, cebolla larga y aceite de oliva, esos diferentes tipos de ceviche como el Milagroso, que está hecho a base de uvillas, jengibre y menta, y que pocos o nadie lo conoce, pero que el chef Andrés Viteri, lo trajo a través de una investigación que realizó, cuyo fin es que sea valorado por extranjeros que llegan al hotel y por los mismos ecuatorianos”, dice Juan Carlos.

IMG_20170716_134600Y es verdad, en el festival se encuentra una selección amplia de comida ecuatoriana: humitas, tamales lojanos, caldo de patas, guatita, tripa mishqui,  sopa de bolas de verde… Algunos platos serán permanentes, como la Colada Morada, y otros menos frecuentes como la Fanesca, no obstante, los gustos de quienes aman nuestra comida podrán sentirse satisfechos con las varias ofertas de platos provenientes de todas las provincias.

En cuanto a postres, el festival se luce: colaciones, caramelos de colores, helado de paila, rosero, dulce de babaco, dulce de tomate de árbol, de higos, espumilla, helados de Salcedo, melcochas, pan de pinllo, las deliciosas y extrañadas bebas, entre otras decenas de golosinas.

IMG_20170716_141849En lo que a decoración se refiere, el salón tiene cada vez más detalles que le acogen al comensal entre recuerdos familiares, sabores y aromas; chanchitos de porcelana, trompos, escudillas son parte de la experiencia que los comensales podrán vivir.

Para Juan Carlos, este ha sido un proceso evolutivo. Desde diciembre a esta fecha, el festival ha adquirido más personalidad y recibe cada vez a más personas. Y es que esa es la fuerza de nuestros sabores de la que habla Julio Pazos, esa fortaleza que hace que la comida nacional permanezca, que esté vigente y cada vez gane un espacio de mayor reconocimiento a nivel local e internacional.

¡Bravo por esta iniciativa!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s